Retorno al Hades

Noviembre de 2019, otra fecha señalada de la ciencia-ficción que ha sido rebasada. Lo que no  prescribe en el imaginario colectivo es la descripción de la ciudad del futuro

BLADE RUNNER (Ridley Scott, 1982)

RETRASADOS LOS RELOJES EN LA HORA DE LA NOSTALGIA, conviene hacer un poco de abogado del diablo, volver críticamente sobre la taza donde un día nadaron nuestras magdalenas para ver qué posos han quedado. Volvamos, pues, a los ochenta, de nuevo a los ochenta, en busca de recuerdos.

Sigue leyendo

Viaje al centro de la Tierra

Aaron Eckhardt y Hillary Swank, protagonista de una película de ciencia-ficción que figura para unos entre las peores del siglo y, para otros, entre las más injustamente subestimadas

THE CORE (El núcleo, Jon Amiel, 2003)

PUEDE QUE EN EL ÁMBITO NOVELESCO la primera idea de una expedición científica a las profundidades de la Tierra se le ocurriera, como tantas otras, al escritor francés Jules Verne; no obstante, la literatura clásica, con Dante a la cabeza, ya había referido viajes al infierno y otras incursiones en el ardiente inframundo. El cine, en cambio, ha dirigido su lente al espacio exterior y cuando ha tratado de abismos casi siempre se ha referido a los del fondo del mar, sin olvidar la caída en el universo subatómico de El increíble hombre menguante o la ruta que sigue un equipo científico a través del cuerpo humano en Viaje alucinante.

Sigue leyendo

Tempestad en Altair

Un ejemplo de los fascinantes diseños realizados para el clásico de la CF, extrañamente producido (al igual que 2001) por MGM. El mérito pertenece al equipo encabezado por Nicholas Nayfack

FORBIDDEN PLANET (Planeta prohibido, Fred McLeod Wilcox, 1956)

CALIBRAR LOS HALLAZGOS de una película como Forbidden Planet exige situarla en su contexto, sabiamente rebasado. La ciencia ficción norteamericana de los años 50 circulaba por una pista marcada por el terror atómico, la guerra fría y la psicosis ante una hipotética invasión alienígena, extrapolada, claro está, a la amenaza comunista.

Sigue leyendo

Camino del inframundo

Scott Carey (Grant Williams) se enfrenta a uno de los retos de su odisea: la persecución del gato doméstico. La fotografía se debe a Ellis Carter, por aquel entonces especializado en la CF

THE INCREDIBLE SHRINKING MAN

(El increíble hombre menguante, Jack Arnold, 1957)

HIZO DE TODO: comedias, «westerns», películas de intriga y para adolescentes, alguna sátira política, pero no cabe duda de que Jack Arnold será recordado por la serie de filmes fantásticos que rodó en los años 50 y, sobre todo, por uno, The Incredible Shrinking Man (El increíble hombre menguante), una de las obras maestras de la ciencia ficción norteamericana.

Sigue leyendo

Más humanos que los humanos

La colosal Joi (Ana de Armas) señala al agente K (Ryan Gosling) en la esperada secuela de Blade Runner, dirigida por el canadiense Denis Villeneuve

BLADE RUNNER 2049 (Denis Villeneuve, 2017)

HAY UNA IMAGEN QUE REVELA EL ESPÍRITU con el que los artífices de Blade Runner 2049 han afrontado su desafío. Un gigantesco holograma se perfila por encima del puente por el que transita el protagonista: la imagen de neón se cierne eróticamente sobre él hablándole en la lengua de los deseos, dulce y peligrosa. Se trata de un ideal; la figura femenina, hasta entonces alojada en la consola del policía, interpela al hombre, situado a pequeña escala, obligado a seguir su camino, a cumplir su misión.

Sigue leyendo

Unholy Motors

Mel Gibson, en el papel que le haría saltar a la fama en el último y violento suspiro de los 70

MAD MAX (George Miller, 1979)

LA IRRUPCIÓN DE MAD MAX A COMIENZOS DE LOS AÑOS 80 supuso un fenómeno internacional parecido al que Rashomon había protagonizado tres décadas antes: descubrió al mundo del cine (mejor dicho, al mercado de películas) que había una cinematografía exótica pugnando por darse a conocer. Si ayer fue Japón, entonces lo era Australia; luego vinieron Irán y Corea del Sur. Actualmente no hay candidatas para dar el relevo.

Sigue leyendo