Gran golpe en la Riviera

Bob Montagnet (Nick Nolte) sublima mediante el juego y su familiaridad con los brillos nocturnos el desigual amor por la joven Anne (Nutsa Kukhianidz)

THE GOOD THIEF (El buen ladrón, Neil Jordan, 2002)

EN 1955, JEAN-PIERRE MELVILLE sorprendió a la Europa cinematográfica con lo que denominó una película negra “de costumbres”. Bob le flambeur era el título de aquella hermosa cinta rodada a la sombra del novelista Auguste Le Breton, catapultado al éxito por Rififí de Jules Dassin. En ella, el autor de Le samouraï seguía los pasos de un maduro ladrón que proyectaba su último gran golpe bajo la estrecha vigilancia de un policía atento a sus movimientos.

Sigue leyendo

Heroica

El actor francés Harry Baur, años después martirizado por los nazis, encarna al genio de Bonn, de cuyo nacimiento se conmemorará en 2020 el 250 aniversario

UN GRAND AMOUR DE BEETHOVEN (Abel Gance, 1936)

CUANDO EN 1995 SE ESTRENÓ «IMMORTAL BELOVED», llovieron denuestos sobre la película de Bernard Rose. El director inglés había cometido el pecado de enlazar con una tradición obsoleta, aunque reverdecida momentáneamente por el éxito de Amadeus. Me refiero, claro, a los entrañables «biopics» basados en las vidas de grandes compositores. A Rose se le acusó entonces de hacer una película pulcra, académica y trasnochada, pero que yo sepa ninguno de sus detractores le acusó de remedar Un grand amour de Beethoven, el estupendo melodrama rodado en 1936 por Abel Gance.

Sigue leyendo

El regreso

El mundo de Hervey (Pascal Greggory) se desmorona cuando su esposa (Isabelle Huppert) le anuncia su decisión de abandonarle. Basada en el relato de Joseph Conrad The Return (1898)

GABRIELLE (Patrice Chéreau, 2005)

EN SU PRÓLOGO A «EL ESPEJO DEL MAR», Juan Benet señalaba que las novelas cortas de Joseph Conrad formaban el Himalaya de su producción. No sabemos si en ese grupo incluía The Return (1898), donde el gran escritor, lejos de sus aventuras ultramarinas, se adentraba en el claustrofóbico mundo de la aristocracia inglesa, representado por un matrimonio enfrentado a la resolución de su contrato, es decir, a la separación.

Sigue leyendo

La historia se divierte

Una escena del filme escrito, dirigido y narrado por el autor francés, nacido en San Petersburgo

SI VERSAILLES M’ÉTAIT CONTÉ (Si Versalles pudiera hablar, Sacha Guitry, 1954)

COMEDIÓGRAFO, polemista, hijo de actor (Lucien Guitry, al que dedicó un frío homenaje en Le comédien), intérprete de sus propias obras y ocasionalmente de las ajenas, mujeriego de profesión misógina, sospechoso de colaboracionismo y excomulgado académico, Sacha Guitry fue también cineasta, sin duda uno de los mejores de Francia.

Sigue leyendo

Necrópolis

El año posterior a Marienbad: Hélène (Delphine Seyrig) y Alphonse (Jean-Pierre Kérien)

MURIEL OU LE TEMPS D’UN RETOUR (Muriel, Alain Resnais, 1963)

ESTA PELÍCULA ha pasado a la historia del cine como una de las ovejas decarriadas de la “nouvelle vague” francesa, y más específicamente de la “Rive Gauche” u Orilla Izquierda, grupo del que Alain Resnais formaba parte junto a Chris Marker y Agnès Varda, además de los escritores Marguerite Duras y Alain Robbe-Grillet, guías intelectuales de sus primeros largometrajes, Hiroshima mon amour y L’Année dernière à Marienbad.

Sigue leyendo