Unholy Motors

Mel Gibson, en el papel que le haría saltar a la fama en el último y violento suspiro de los 70

MAD MAX (George Miller, 1979)

LA IRRUPCIÓN DE MAD MAX A COMIENZOS DE LOS AÑOS 80 supuso un fenómeno internacional parecido al que Rashomon había protagonizado tres décadas antes: descubrió al mundo del cine (mejor dicho, al mercado de películas) que había una cinematografía exótica pugnando por darse a conocer. Si ayer fue Japón, entonces lo era Australia; luego vinieron Irán y Corea del Sur. Actualmente no hay candidatas para dar el relevo.

Sigue leyendo