Y el mundo fluye

El pretendiente escogido para la joven angloindia Melanie se transfigura a sus ojos en el dios Krishna, durante los esponsales imaginarios de El río, la obra maestra de Jean Renoir

THE RIVER (El río, Jean Renoir, 1951)

AFIRMAR, CON ANDRÉ BAZIN, que El río es La regla del juego de la segunda época de Renoir no es, como pudo pensarse en 1952, un timbre de gloria para la primera, sino para la segunda. Con independencia del grado de admiración que susciten una y otra, La regla del juego pertenece a una cultura –la francesa– y a un tiempo –el fin del periodo de entreguerras– concretos, mientras que El río es una obra universal que trasciende épocas, lugares y fronteras.

Sigue leyendo