Secreto en llamas

Effi (Hanna Schygulla), en la adaptación de la novela publicada por Theodor Fontane en 1894

EFFI BRIEST (Rainer Werner Fassbinder, 1974)

HABRÁ QUIEN PIENSE que el calificativo de clásico le viene un poco grande a esta película rodada a los 29 años por el bávaro Fassbinder, pero lo que nadie discutirá es que la novela en la que se basa es una de las obras maestras de la narrativa del XIX, ese siglo que los modernos dan por superado.

Sigue leyendo

Aldea maldita

El padre Collins (Trevor Howard) casa al maestro rural Charles Shaughnessy (Robert Mitchum) con Rosy Ryan (Sarah Miles) en la película más maltratada de David Lean.

RYAN’S DAUGHTER (La hija de Ryan, David Lean, 1970)

ESTA ES UNA DE ESAS PELÍCULAS que la intelligentsia disfrutaba apedreando tras el mayo del 68. Lo tenía todo para ello: un director, David Lean, laureado y con sólida reputación académica; un estilo visual limpio, claro, rebosante de bellas composiciones; y, sobre todo, una mirada moral sobre las relaciones humanas que hundía sus raíces en la literatura del siglo XIX, con su tema mayor a la cabeza: la infidelidad.

Sigue leyendo

Larga es la noche

Tras vencer a sus enemigos, Swan (Michael Beck) recibe el tributo de los Gramercy Riffs en la escena final de The Warriors, basada en la novela homónima de 1965, debida a Sol Yurick

THE WARRIORS (Walter Hill, 1979)

EL INTERMITENTE TALENTO de Walter Hill brilló con especial intensidad en los inicios de su carrera como director. Entre 1975 y 1979, Hard Times (El luchador), Driver y The Warriors presentaron a un cineasta duro y expeditivo, atraído por los personajes lacónicos y con un sentido ritual de la violencia. Una mezcla de Fuller y Melville.

Sigue leyendo

Centauros de la estepa

Leigh Taylor-Young (la chica de compañía de Soylent Green) encarna a Zareh en la adaptación de la novela de Joseph Kessel Les Cavaliers (Los jinetes, publicada en 1967)

THE HORSEMEN (Orgullo de estirpe, John Frankenheimer, 1971)

ENTRE DOS PELÍCULAS DESAFORTUNADAS, The Extraordinary Seaman (1969) y Story of a Love Story (1973), John Frankenheimer logró encadenar tres títulos que para mí se cuentan entre lo mejor de su filmografía: The Gypsy Moths (Los temerarios del aire, 1969), I Walked the Line (Yo vigilo el camino, 1970) y The Horsemen (Orgullo de estirpe, 1971). Tal vez las primeras sean más compactas, pero confieso mi debilidad por la tercera, un “epic” irregular en el que se nos cuenta la historia de Uraz (Omar Sharif), un diestro jinete afgano perseguido por la fama de su padre, el Gran Tursen (Jack Palance), quien le pone a prueba para merecer el soberbio caballo con el que ha de competir en la arena del buzkashi.

Sigue leyendo

Epifanía del recuerdo

Frente al paisaje: Margarita Terekhova, la madre recordada, divisa la llegada del profesor Forensic (Anatoliy Solonitsyn), en la película central de la filmografía tarkovskiana

ZERKALO (El espejo, Andréi Tarkovski, 1975)

DESEARSE DE NUEVO EN LA INFANCIA PARA VERSE EN EL FUTURO. Este es el principio seguido por el director ruso Andréi Tarkovski, quien en Zerkalo (El espejo) decidió emprender una evocación autobiográfica en toda regla, centrada no tanto en sí mismo como en su familia y no tanto en ella como en su madre, encarnada por Margarita Terekhova, que se desdobla a lo largo de la película como Natalia y María, las respectivas madres de Ignat y Alekséi (Ignat Daníltsev).

Sigue leyendo

Unholy Motors

Mel Gibson, en el papel que le haría saltar a la fama en el último y violento suspiro de los 70

MAD MAX (George Miller, 1979)

LA IRRUPCIÓN DE MAD MAX A COMIENZOS DE LOS AÑOS 80 supuso un fenómeno internacional parecido al que Rashomon había protagonizado tres décadas antes: descubrió al mundo del cine (mejor dicho, al mercado de películas) que había una cinematografía exótica pugnando por darse a conocer. Si ayer fue Japón, entonces lo era Australia; luego vinieron Irán y Corea del Sur. Actualmente no hay candidatas para dar el relevo.

Sigue leyendo