Phantom of the West

DON’T COME KNOCKING (Llamando a las puertas del cielo, Wim Wenders, 2005)

LA MUERTE DEL VIEJO OESTE produjo una cultura que en principio se creyó testamentaria o, como estaba de moda decir hasta hace poco, «crepuscular». El paso del tiempo ha revelado que, en realidad, se trataba de un filón creativo, una manifestación que lejos de ser efímera ha llegado hasta nuestros días (aunque cabe preguntarse lo que son «nuestros días») con películas como Brokeback mountain o Hi-Lo Country.

Sigue leyendo